T/ 986 84 02 23 | M/ 678 195 649
info@drdiazbermudez.com

La incontinencia urinaria, un trastorno con soluciones asequibles

El 40 % de las mujeres pueden padecer incontinencia urinaria tras un parto o al llegar a la menopausia.  Es fácil de resolver gracias a los nuevos fármacos y la evolución de las técnicas de cirugía.

incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina.  Aunque cabe recordar que dicha pérdida es siempre el síntoma y no la enfermedad. En muchos casos puede tener que ver con traumatismos sufridos durante el parto o simplemente por el envejecimiento del aparato urinario. También la puede un simple esfuerzo, tales como toser o correr.

En el caso de pequeñas pérdidas se puede resolver el problema con fisioterapia. Cuando es moderada o grave es mejor recurrir a la cirugía. La operación es sencilla ( se puede realizar con cirugía ambulatoria y anestesia local ) y el objetivo es la colocación de un “ mini sling “.
Cuando se produce el descenso de la vejiga, del recto o del fondo vajinal, se puede operar a través de la vagina para colocar unas mallas más completas. Si el descenso de la vejiga es muy importante habría que recurrir a la cirugía laparoscópica con el fin de fijar la vagina al marco óseo.
Para las hernias que se pueden ocasionar por la incontinencia existen unas prótesis que llegan a tener éxito hasta en un 90 % de los casos tratados.
Otro tipo de incontinencia es el denominado “ vejiga hiperactiva “ . El síntoma principal es el deseo intenso de orinar ante estímulos externos tales como un grifo abierto. En este caso el problema viene derivado de la falta de control nervioso. El tratamiento se realizaría con fármacos.