T/ 986 84 02 23 | M/ 678 195 649
info@drdiazbermudez.com

Vasectomía, el método anticonceptivo más seguro

vasectomía en Pontevedra

La vasectomía masculina junto con el preservativo son los métodos anticonceptivos más eficaces en manos del varón. Es una alternativa que lleva muchos años funcionando bien, pero en la actualidad se ha manifestado un repunte en las estadísticas que evidencian que muchos hombres están decidiendo hacerse cargo del control.

La opresión para realizar una vasectomía es sencilla, rápida y segura. La intervención dura unos 30 minutos, con anestesia local, de modo ambulatorio y sólo exige una incisión de un centímetro con puntos de hilo reabsorbible que apenas generan molestias por unos días. En el mismo día el paciente está en su casa.

En Estados Unidos se realizan medio millón de vasectomías al año. Como en la mayoría de los países desarrollados es el método anticonceptivo más utilizado. En muchos países de Europa, por ejemplo, ya es más frecuente que la ligadura de trompas, lo que es lógico, ya que se trata de una actuación mucho más sencilla y menos agresiva.

La intervención sólo limita el paso de los espermatozoides al semen. El aspecto del semen no cambia y la vasectomía no afecta ni al deseo ni a la eyaculación. El único cambio es que los espermatozoides quedan en los testículos, desde donde serán reabsorbidos.

Evita el paso de espermatozoides con un 99% de garantías
Es mucho menos agresiva que la ligadura de trompas

La seguridad del método anticonceptivo está en cifras inmejorables. Se estima que alcanza el 99,66 % ( al mismo nivel que el preservativo ) evitando la necesidad de utilizar este método que resulta molesto a muchos varones y en ocasiones impide disfrutar de la sexualidad.

Naturalmente, esta recomendación es muy útil para personas con una pareja estable que han decidido evitar tener hijos en el futuro.

La operación no evita el contagio de enfermedades, por lo que la utilización del preservativo seguirá siendo necesaria para relaciones eventuales sin garantías de seguridad.

Dar el paso exige una gran seguridad ya que la intervención para revertir el proceos tiene pocas garantías de éxito

El otro aspecto a tener en cuenta de la vasectomía es que no tiene vuelta atrás. Aunque hay una posibilidad de restauración es una operación muy compleja y con pocas garantías de éxito.

Procedimiento

La intervención se realiza en la consulta con anestesia local y una sedación ligera para minimizar las molestias. La incisión que se hacer para actuar es muy pequeña y los puntos no impiden que el paciente vuelva a su casa en el mismo día.

La actuación consiste en extraer los conductos deferentes, por donde circulan los espermatozoides para seccionarlos en un tramo de un centímetro. Luego se coagulan los vasos de los extremos cortados del conducto para que no sangren y se ligan con una sutura de hilo deseda para taponarlo.

Los riesgos de esta cirugía son muy bajos y el riesgo principal es que se vuelva a unir el conducto. Esto podría ocurrir en los primeros seis meses por lo que se recomienda durante este periodo mantener las medidas preventivas habituales.